Contenido nutrimental:

Según Manuel Soriano (UNAM) el amaranto es rico en ácidos grasos poli insaturados que incluyen al omega-6, omega-3 (representan el 6% a 10% de la semilla) y el escualeno (5% al 8% total del aceite de esta semilla), que ayudan a disminuir el contenido de colesterol en sangre. El investigador nos refiere que contiene agentes antioxidantes (tocoferoles y tocotrienoles, los cuales tienen propiedades antihipertensivas); así como calcio, elemento esencial para los dientes y los huesos, posee vitaminas: A, B, C, B1, B2, B3, ácido fólico, sodio, zinc, calcio, hierro, potasio, níquel, hierro y fósforo.
Es importante mencionar que la calidad de la proteína es sobresaliente, por su alto contenido de lisina, donde es de destacarse que su valor proteico total es de 75, sobre un valor proteico ideal de 100 (FAO-OMS), superando a la leche (72), la soya (68) y el trigo (60). La calidad de la proteína es sobresaliente debido a su alto contenido de lisina, un aminoácido esencial para el ser humano.

Composición de aminoácidos en amaranto:

El contenido de fibra en el amaranto es del 9.8%, lo que nos ayuda a reducir el colesterol en sangre y a una mayor excreción de heces.
El amaranto tiene la capacidad de inhibir a la enzima convertidora de Angiotensina I (ECA), involucrada en la presión arterial; por lo tanto, debido a su contenido de fibra, a sus ácidos grasos que contiene la semilla, es la presencia de tocoferoles y otros componentes encontrados (propiedades antihipertensivas) y a su propiedad inhibitoria de la ECA, el amaranto tiene propiedades cardio-protectoras.
Dado lo anterior, el amaranto es una fuente importante de proteínas de origen vegetal, y es un alimento funcional, dado que tiene la capacidad de reducir: la glicemia (recomendado a personas con Diabetes Mellitus), la tensión arterial (recomendado a pacientes con Hipertensión arterial), el colesterol plasmático (pacientes con Enfermedades cardiovasculares); fortalece y regula el sistema inmune y actúa como un poderoso antioxidante (efecto anticancerígeno).

La palabra amaranto proviene del griego ,y su significado quiere decir : “que no se marchita”.Este nombre asignado a la planta proviene de la alta resistencia que tiene esta a la sequía; en México en su etapa precolombina, se denominó Huautli al amaranto, palabra náhuatl que significa inmortal, dado la resistencia de la semilla al paso del tiempo. Los primeros datos del cultivo de esta planta se encuentran en Mesoamérica, hace 10 mil años. Se sabe que esta semilla fue consumida por los Aztecas, como atole, y por el pueblo Maya mezclado con otras verduras. El género Amaranthus cuenta con 70 especies, de las cuales 55 son de origen americano.

Volver